Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2008
¿Puedo ser sincera?
¿Puedo escribir las cosas sinceramente?

Hoy me desperté temprano, con muchas ganas de quedarme en un rincón de mi cama todo el día; aun así me pare para prender el boiler y meterme a bañar, entre esos dos procesos me recosté un rato tratando fuertemente de que no quedarme dormida de nuevo, quince minutos mas tarde estaba ya en la regadera dispuesta a empezar un nuevo maldito día. Después de mis ocupaciones regrese a mi departamento, me esperaba una plática incomoda, pero saludable para mi estado emocional, que con estas hormonas chingandome la vida, no es del todo el más equilibrado.
Ya pasado el medio día, me dispuse a hacer la comida, al terminar comí desganada sólo por el simple hecho mecánico de introducir algo en mi boca para no enfermar; han pasado días en los que olvido comer y sólo atino a reírme.
De nuevo dormí para no sentir o pensar un rato, desperté ya pasadas las cuatro de la tarde y decidí no ir a esa clase tan tediosa donde sólo seguiría pensando en…

Figurate que.

Y es que yo aun no le hayo mucho chiste a eso de estar viviendo sola. Limpio, cocino y todas esas cosas domesticas igual que en mi casa de Ensenada. Mis días ya no son tan (y énfasis en el tan) tediosos, por así decirlo por que la verdad y es que no me canso de repetirlo, la escuela y sobre todo por que es la universidad, si que me sienta bien.
Hoy, bueno, mas bien ayer, empecé con eso del servicio social de primera etapa, supuestamente lo tengo que acabar antes de tercer semestre, pero es pura presunción ya que muchos de semestres mas avanzados no tienen más que cincuenta horas acumuladas y por que vendieron los dichosos boletos tan afamados de el sorteo UABC, que son prácticamente obligatorios, yo me vi bien influyente y los regrese completos, tuve que soportar el discurso de la vida y etc. de mi director pero como estoy en la Facultad de Humanidades eso implica que si se nos obligara a venderlos, sería por supuesto propósito de huelga mundial o mínimo un encadenado a una palmera. …

de la escuela

Estoy en la escuela. En el salón de clases se encuentran varios de mis compañeros que apenas conozco y que en realidad me da muy pocas ganas de conocer, fue lo mismo que dije cuando en tercer semestre de prepa entre a un nuevo salón al final me sorprendí de que al salir a varios le tome cariño, sin embargo en esta ocasión realmente, realmente carezco de interés, no son más que del montón de inadaptados que estudian en la facultad de humanidades para sentirse importantes y especiales en un mundo dónde importa más otro tipo de carreras.
Un sin fin de cosas pasan por mi cabeza y pues no es para menos, la clase en si, consistió ir a las computadoras de la escuela a mandar un correo al profesor para que nos mandara el trabajo para el día de hoy, Hotmail es un asco y todos con mínimo conocimiento al respecto han de saberlo, no funciono la dichosa contestación por lo que al final el trabajo quedo en el correo grupal, nadie hizo nada y el profesor mientras escribía esto ya se ha ido a comer…