Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2011

Una frase en latín.

Se sienta como quien nunca ha alcanzado el descaso  ninguna vez anterior con ese simple estimulo del cuerpo al estar flexionado el tronco del cuerpo y las rodillas, para conseguir con ello que la espalda se recargue sobre el respaldo de ese objeto al que determinan silla. Se infla su pecho, retrocede como el corazón en su sístole y diástole, reflejo singular del funcionamiento del aparato respiratorio en su aparición física, como todo lo que sucede incluso en el despegamiento y mudanza de epidermis escamosa. Los orificios de la nariz se abren al paso del dióxido de carbono reciclado una y mil veces en narices ajenas, una vez cada tanto, por el producto de la lengua en su retracción se escucha un ligero quejido que bien puede someter el equilibrio nervioso del oído más agudo. Luego así como si el mismo universo volviera a contraerse en ese estado frágil y corriente del cuerpo, el orificio que en medio de él se asoma para emitir lo que la materia carnosa que piensa descubre del fenómen…