Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2012

Beso en la boca, cosa del pasado.

Decimos en voz alta nuestros pensamientos todos los días, muy pequeños todos; lo que sucede después es lo que puede ser grande; aunque lo grande y lo pequeño en el absoluto y en la nada son lo mismo.  Si te pones a preguntarte el por qué y para qué de los días, otros pensamientos saldrán de tu cabeza explotando, casi como si el futuro del mundo se decidiera con cada idea que puedes tener acerca de él.  ¿Qué desayunare mañana? Y en un ¡bomb! Todo el pensamiento y/o o destinación (¿) que puedes tener acerca de ese día, aparece dentro de una desmesurada imaginación acerca del que será, cómo si este fuera mejor o con una condición prometedora, como si fuera cuestión de que al siguiente día te ira mejor. ¡Comerás para el desayuno uno de esos omelette gourmet! Pasa que hasta de manera religiosa, que al pensar en ese día que estas viviendo, se convierte en años en desgracias venideras, se transforma en profundas otras cavilaciones de la vida misma y de la otredad imparable; se convierte en …