Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2014

Lo necesario.

Esta, por mucho, ha de ser la última vez que te escribo.  Me impresiona la capacidad para retener sentimientos, en dónde caben los secretos, las angustias, los momentos agradables guardados. Cómo podemos estancar tanto.  Logro entender que como animales de instintos reaccionamos a las acciones o momentos repetitivos; por ejemplo con el caso del fuego, quema y siempre tendrá esa capacidad, así aprendimos a saber que no debemos de acercarnos a él con tanta familiaridad. Guardamos esa comunión con las cosas naturales y físicas, pero las emocionales y psicológicas son distintas, las podemos modificar, algo que un día nos provocó felicidad, probablemente años después será algo tan común que no provocara el mínimo. Lo mismo con cualquier otro sentimiento o comportamiento. Pasó más de media década y el ciclo se repitió como coincidencia, pero en realidad fue cuestión de sanar y ser capaz de poder reaccionar de forma apropiada. Ahora y fortalecidos volvimos a encontrarnos, tal vez equivoquem…