lunes, 20 de junio de 2016
Neoliberalcapitalistaglobalizado.


0 comments
Es historia, es novela, es poesía y es la verdad. El mundo no rueda al lado de nuestra preferencia, ni se detiene a placer humano. La contingencia del devenir es sencilla: inicia y se apaga para iniciar de nuevo.
La destrucción puede ser uno o el primero de los pasos, es natural no es violencia, ni es lucha, es devenir. Deviene con otros conceptos, porque los de libertad, justicia o derecho ya no sirven, se extinguieron en el primer momento en que hubo hambre, balazos y tristeza.
Estamos ciegos; es mi última respuesta, vemos pero no observamos, nos niega maya, nos niega la virtualidad, nos niega la egolatría. Todo cuanto se mira, no se ve. Estamos apagados, somos humanos de lodo, que se mueven a duras penas, que tienen la cabeza hueca, que ladran y gritan en vez de pensar, de ver.
Hay poder en la violencia que demanda otras posibilidades, tiene que ser así a la fuerza. Lo mismo que cuando el pájaro rompe el huevo, o cuando la vagina se desgarra para procrear, eso es la vida, violencia.
Hay que romper el huevo y la vagina para poder apagarnos e iniciar, hasta que vuelva a pasar y tengamos que romperlo todo, para apagarnos e iniciar.

S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG