domingo, 6 de agosto de 2006
No es cosa de berrinche.


3 comments
Ya lo sé. Me he vuelto una holgazana al escribir. Y no, no me gusta para nada eso. De hecho en estos momentos de mi vida no me gustan muchas cosas.
No me gusta el rumbo que esta llevando mi vida, mas bien no me gusta que no este llevando ningún rumbo. Por que las vacaciones aunque me encanten me dejan llena de nada, fuera de la escuela mi vida no es mas que otra vida cualquiera robando oxigeno al mundo; por eso detesto el hecho de pensar de dejar de estudiar y me preocupo cuando voy a reprobar alguna materia. Creo que en mi lista de prioridades en primer lugar esta el estudio. Y ahora con estas muy interesantes vacaciones [inserte sarcasmo aquí] mi cerebro se seca.
No me gusta el hecho de no tener un hogar, si no solo una casa fría en la que viven 4 extraños con relación sanguínea (y Sherry que ahora duerme en mis piernas). Recuerdo que la primera vez que se los dije, lo único que obtuve fue un serio sermón por decir idioteces; pero ¡hey! Al final se dieron cuenta que la idiota menor tuvo razón y aunque no lo admitan me complace saber que ahora toman muy enserio mis comentarios.
No me gusta el saber que soy vulnerable, que la gente me puede herir por comentarios estúpidos o actitudes igualmente estúpidas. Me di cuenta que me gusta que me quieran las personas que quiero que lo hagan, me di cuenta que no me gusta cuando no me ponen atención y que detesto cuando me dan el avión o no me dejan hablar por decir cosas como “si aja” ó “no no no!” me da coraje sobre manera!
No me gusta la idea de ser alguien que no soy, mas bien no me gusta que las personas quieran ver solamente las cosas malas de mí, es evidente que no mucho me importa lo que la gente que no me aprecia tal cual soy piense, pero no me gusta que piensen que soy algo que no soy.
No me gusta esperar, no me gusta que no intenten entenderme, me gusta el té verde Arizona, no me gusta que mi hermano me moleste, no me gusta el no poder llorar, no me gusta llegar a casa (ya se que me contradigo por que he dicho que no me quiero mudar), no me gusta no poder decir lo que pienso, no me gusta ser mas madura que mi papá, no me gusta que ya no quiera hacerse cargo de mi y no me gusta lo que estoy viviendo (cosa diferente que no me guste vivir).
No me gusta estar callada, aunque últimamente eso es lo que hago cuando estoy con alguien. Y mas no me gusta no poder escribir algo decente.
No me gusta que no me comenten.

S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG