Ir al contenido principal

don't do that

Hoy “aquellos maravillosos años” de la habitación roja, un grupo español que conocí por mi amigo chilango, amenizo mis pensamientos y me hizo recordar la preparatoria ya como una historia pasada, algo que a pesar de mis grandes agonías de las cosas pasadas, no afecto; también recordé a pesar de mis esfuerzos por no hacerlo, la partida muy próxima de amigos importantes que se marchan de la ciudad para estudiar. Yo me estaría marchando también, y sigo sin arrepentirme de mi decisión, pero aun así es triste saber de lejanías y siempre lo he dicho. Solo mencionar a mi amigo chilango, menciono una distancia larga que serán tres mil kilómetros; me hace pensar en que las lejanías no son buenas, cuanto me he quejado de ellas, no es cosa por la cual me tenga que morir y se que muchos saben superar este tipo de situaciones, pero entre las muchas cosas para las que yo no soy buena, son las distancias. Las físicas las puedo entender muy bien, eso no se puede evitar, simplemente no puedes estar viajando miles de kilómetros; lo que mas me desespera son esas distancias que aunque estas a un lado de las personas simplemente estas muy muy lejos, De esos vacíos que se acumulan en los silencios, ¡como detesto los silencios incómodos!, insatisfechos, desesperados por un poco de ruido. Tal vez si lo pienso un poco mas detenidamente, lo que me molesta es la incomodidad de la lejanía.
Sí, mi complejidad no la aguanto ni yo misma, y si para algunas cosas soy muy abierta para otras no, como con mis sentimientos, aunque parezca que los se expresar; es necesario repetirlo todas la veces, es cosa muy diferente decirle a alguien cara a cara mis inseguridades y otra muy diferente que lo escriba y que gente que no conozco físicamente lo lea.
Entonces, es mas fácil decir que me molesta que personas que quisiera se abrieran conmigo, no lo hacen y que no puedo comprender como a veces la gente se esmera por entenderme un poco y yo no seda ni un poco de mi interior para los demás y tengo el descaro de quejarme abiertamente de distancias emocionales.
Y de nuevo nos damos cuenta de como una cosa nos lleva a la otra y que escribir no todas las veces es bueno por que descubres nuevas manías, secretos e inseguridades acerca de ti mismo. Hay que estar preparado mentalmente para ponerse a escribir y sobre todo para quejarse de cosas, sobre todo si al final uno se da cuenta que por lo que se quejaba no tiene ningún maldito sentido. Siempre es así, la gente se queja de lo mismo que hace. Y ahora soy una mas, que se queja y que no sabe por que. O al menos, no deseo admitirlo.

Comentarios

Marysunshine dijo…
Para mi fue algo similar.
Y aunque tarde un año mas terminar la prepa, valió la pena.

Al final, el ser tan indecisa afecto un poco, me quedare estudiando aquí, pero bueno.. ya eso en un tiempo puede solucionarse.

Tenemos mucha vida, o en realidad, apenas comienza.

La habitación roja.. :)
La conocí por un amigo chilango también, y supongo que hablamos del mismo.
Lo conocí (físicamente) este verano.

La verdad, fue una de las pocas personas que en verdad valió la pena conocer este verano.

Si no hablamos del mismo.. entonces me veré un poco tonta.

Las distancias son horribles.
3000 km para ti, 2000 para mi.
Eso nos pasa por vivir en el norte.
Y dímelo a mi, que toda mi familia esta en el DF.

Extrañar es bonito cuando sabes que regresaras pronto.
En cambio, cuando existe esa incertidumbre, el extrañar de esa manera, me mata.
Serguei dijo…
Toda ubicación tiene sus pros y contras.

Tu en la esquina del país, pero cerca de los States. Yo en el centro de la acción.

Pero bueno, ya conocerás estos rumbos. Ya sabes que en Qro tienes free guide.

Abrazos!
BadBit dijo…
Leí tu post y podría comentarte algo al respecto, pero prefiero decir esto: Hola.

Y por cierto, cuando me dé una vueltecita por ens. te visito.

Atte.
BadBit
Bueno es leerte y bueno es tenerte aquí escribiéndonos y deleitándonos con cosas como las tuyas :)
La vida sigue señorita, no me refiero a olvidar, pero si a tomarlo como un buenisimo recuerdo! :)

salu2!
andamos en contacto
y animo!

Entradas más populares de este blog

Si te caigo mal, dimelo por favor :)

Nunca he entendido los códigos éticos que se establecen alrededor de la amistad. Por ejemplo qué no se puede y lo qué sí se puede hacer. Lo digo porque constantemente pierdo amistades o gano menosprecios, supongo que yo soy el común denominador. Es decir, la que se equivoca en estas peripecias que le corresponden a la relación con los otros, soy yo y lo reconozco para mejorar y transformar lo que me parece nocivo, en mí y en los demás que me rodean.
Sabrán, los que me consideran o conocen, que mi sinceridad es mi arma más fuerte y que cuando la uso es para decir verdad.  A pocos les gusta el confrontarse en directo, las palabras honestas y que no están del lado de su pensar o sentir. Pero también tenemos la oportunidad de no estar de acuerdo con nuestras amistades aunque represente un retraso en la relación. Para mi significa la oportunidad de siempre estar re planteando esos códigos, porque no son permanentes ni únicos para todos, en mi caso tengo definiciones bien contrarias de lo qu…

No te aburre, pensar igual que los demás.

La edad asecha a los consciencias torpes que se determinan por el debería y no por el quisiera.  Nosotros decidimos como crear nuestras vidas juntos. A veces decido de tal forma que no todo lo que se construye resulta ideal, en el sentido de que termina siendo un consecuencia negativa para cualquiera de los involucrados. Las personas de las que decido rodearme si bien en un momento tienen su funcionalidad en otros, no sé si por mi empatía desvariada o mi forma tosca de ser, se pierden como cuando pierdes un objeto efímero: un botón, cincuenta centavos.
Pienso en todos ellos, en su mayoría hombres, siempre ha sido así, desde que recuerdo, me rodeo de varones porque me permite una mejor relación, sin esas fracturas sentimentales que poseen todas las mujeres. Eso me ha permitido tener esa ambivalencia entre los géneros que hasta muy tarde aprendí a comprender y que me causa una sensación placentera no verme dentro de los sistemas emocionales, instrumentales femeninos.
Hay veces que realmen…

Platicar después de las 12pm

Dime, ¿cómo has estado realmente?, uno siempre pregunta - ¿cómo estás? - y la respuesta automática es - bien, ¿tu cómo has estado? -
Plantea muchas cosas preguntar cómo se está, siempre pienso en eso y si realmente quiero saber cuándo lo pregunto, a veces si lo pregunto sinceramente, a veces no, mis respuestas siempre son muy irónicas como: "pues estoy", pero es más profunda mi respuesta que eso, porque últimamente he decido lidiar con mi distimia, o no hacer como que no la tengo, apenas el otro día me confesé con mis compañeros de trabajo, en parte para que me entendieran, en parte por empática para sentir aprecio por personas ajenas a mí, pero que son parte de mi rutina laboral.

Analizando la situación a grandes rasgos creo que estudiar filosofía fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, me hizo cambiar y al mismo tiempo reafirmar muchas ideas, esto provoco muchas depresiones que tuve que lidiar sola porque en mi casa siempre han tenido sus problemas para relacionarse …