sábado, 15 de septiembre de 2007
pensar, desesperar


6 comments
Y pienso mucho, tanto que tengo los ojos cerrándose contra mi voluntad… pero no dejo de pensar.
No se, tal vez es muy típico que un chica de mi edad no deje pasar un viernes sin salir por la noche a “cualquier lugar” y pues tal vez en ciertas ocasiones, soy un tanto típica, usual y normal y no dejo que ningún viernes pase sin que salga, pero hoy me quede en casa a disfrutar de la aburrides del hogar, viendo pedazos de la típica y usual película de fines de semana para los quedados antisociales, “lord of the ring”… hoy no tenía ganas de muchas cosas, sí, por pensar tanto...
Bueno, supongo que pensar tanto hasta cierto punto hace daño, pero he evitado hacer muchas idioteces por solo detenerme a pensar, se que hago bien, aunque tenga muchas ganas de cometer una pendejadita de vez en cuando.
Pensar lleva a la duda, a los por que y a los hubiera, pienso que quisiera saber lo que todos piensan pero solo cuando deseo que sean sinceros, por que al contrario de mi brutal sinceridad y de que yo no me tiento el corazón para decir las cosas cuando las debo de decir, (admitámoslo, todos necesitan cachetadas de realidad de vez en cuando y no lo disfruto [del todo] pero yo siempre proporciono la dosis diaria) no me gusta que la gente intente ser sincera conmigo, cuando no saben ser sinceros consigo mismos. No me gusta un "por qué" sin respuesta y no me gustan los hubieras por que no existen. Algo contradictorio el asunto, pero yo me entiendo. Creo…
Sí, esto de nuevo es para querer justificarme por cierta cosa que hice la semana pasada y por cierta otra cosa (muy, muy parecida) que quise hacer hoy. Intento descifrar mi patrón de conducta, pero aunque sea la misma acción, siempre retuerzo el momento, para que no sea nunca igual. Pienso que por eso pienso tanto…

S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG