Ir al contenido principal

Una frase en latín.


Se sienta como quien nunca ha alcanzado el descaso  ninguna vez anterior con ese simple estimulo del cuerpo al estar flexionado el tronco del cuerpo y las rodillas, para conseguir con ello que la espalda se recargue sobre el respaldo de ese objeto al que determinan silla. Se infla su pecho, retrocede como el corazón en su sístole y diástole, reflejo singular del funcionamiento del aparato respiratorio en su aparición física, como todo lo que sucede incluso en el despegamiento y mudanza de epidermis escamosa. Los orificios de la nariz se abren al paso del dióxido de carbono reciclado una y mil veces en narices ajenas, una vez cada tanto, por el producto de la lengua en su retracción se escucha un ligero quejido que bien puede someter el equilibrio nervioso del oído más agudo.
Luego así como si el mismo universo volviera a contraerse en ese estado frágil y corriente del cuerpo, el orificio que en medio de él se asoma para emitir lo que la materia carnosa que piensa descubre del fenómeno que se le aparece, me dice de una manera muy retraída la conformación de las letras hache, o, ele y a, en una palabra adoptada para saludar en estos tiempos tan modernos.
Pasan una o cuatrocientos mil palabras algunas en su traducción en otros idiomas, después de un largo periodo de lo que denominan como cantidad o suma de tiempo, vuelve el sujeto a dirigirme en su lenguaje extraviado en imperfecciones una palabra, ahora con sus globos oculares posados sobre la presencia etérea tangible que soy, esta ante sus pupilas tan impuramente evolucionadas.
No poseo la capacidad de sorprenderme, porque ordinariamente no desperdicio tan burdamente energía y por qué por la parte más favorable y única, no puedo sorprenderme pues todo lo conozco, todo a pasado alguna vez atreves de mí, incluso las palabras no pueden descubrirme objetiva o subjetivamente, no tengo dialéctica, ni posición sobre nada, ni de un fenómeno, ni de la unidad. Pero le veo aunque no me ve como yo miro todas las cosas, vacías. Y hablo, al hacerlo la figura se descompone antes sus ojos pues mi voz no es como ningún sonido que su oído pudo haber escuchado antes, ahora soy un circulo brillante que tintinea y se fractalisa por fracciones de tiempo que él tampoco es capaz de percibir.  Observo con cuidado el esparcimiento de moléculas súbitamente sobre los poros de su flojo organismo, en el si cabe la sorpresa como le cabe a los animales acicalarse en la tierra, este que piensa que piensa, me asume por este mismo método tan mal empleado por sus iguales, pretende que le responda en forma de revelación divina todo entendimiento que represento, su ideario teológico tan desprovisto de inteligencia no puede hacerle ver que yo no soy dios.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si te caigo mal, dimelo por favor :)

Nunca he entendido los códigos éticos que se establecen alrededor de la amistad. Por ejemplo qué no se puede y lo qué sí se puede hacer. Lo digo porque constantemente pierdo amistades o gano menosprecios, supongo que yo soy el común denominador. Es decir, la que se equivoca en estas peripecias que le corresponden a la relación con los otros, soy yo y lo reconozco para mejorar y transformar lo que me parece nocivo, en mí y en los demás que me rodean.
Sabrán, los que me consideran o conocen, que mi sinceridad es mi arma más fuerte y que cuando la uso es para decir verdad.  A pocos les gusta el confrontarse en directo, las palabras honestas y que no están del lado de su pensar o sentir. Pero también tenemos la oportunidad de no estar de acuerdo con nuestras amistades aunque represente un retraso en la relación. Para mi significa la oportunidad de siempre estar re planteando esos códigos, porque no son permanentes ni únicos para todos, en mi caso tengo definiciones bien contrarias de lo qu…

No te aburre, pensar igual que los demás.

La edad asecha a los consciencias torpes que se determinan por el debería y no por el quisiera.  Nosotros decidimos como crear nuestras vidas juntos. A veces decido de tal forma que no todo lo que se construye resulta ideal, en el sentido de que termina siendo un consecuencia negativa para cualquiera de los involucrados. Las personas de las que decido rodearme si bien en un momento tienen su funcionalidad en otros, no sé si por mi empatía desvariada o mi forma tosca de ser, se pierden como cuando pierdes un objeto efímero: un botón, cincuenta centavos.
Pienso en todos ellos, en su mayoría hombres, siempre ha sido así, desde que recuerdo, me rodeo de varones porque me permite una mejor relación, sin esas fracturas sentimentales que poseen todas las mujeres. Eso me ha permitido tener esa ambivalencia entre los géneros que hasta muy tarde aprendí a comprender y que me causa una sensación placentera no verme dentro de los sistemas emocionales, instrumentales femeninos.
Hay veces que realmen…

Platicar después de las 12pm

Dime, ¿cómo has estado realmente?, uno siempre pregunta - ¿cómo estás? - y la respuesta automática es - bien, ¿tu cómo has estado? -
Plantea muchas cosas preguntar cómo se está, siempre pienso en eso y si realmente quiero saber cuándo lo pregunto, a veces si lo pregunto sinceramente, a veces no, mis respuestas siempre son muy irónicas como: "pues estoy", pero es más profunda mi respuesta que eso, porque últimamente he decido lidiar con mi distimia, o no hacer como que no la tengo, apenas el otro día me confesé con mis compañeros de trabajo, en parte para que me entendieran, en parte por empática para sentir aprecio por personas ajenas a mí, pero que son parte de mi rutina laboral.

Analizando la situación a grandes rasgos creo que estudiar filosofía fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, me hizo cambiar y al mismo tiempo reafirmar muchas ideas, esto provoco muchas depresiones que tuve que lidiar sola porque en mi casa siempre han tenido sus problemas para relacionarse …