Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2014

Ya no hay cuentos.

Sin darme cuenta, los cuentos que cuento, solo se van escribiendo. Ya no quiero, como deseo infinito, contar más cuentos. Vivo mis cuentos, como quién escribe viviendo, así se hacen varios en un letargo de letras y cuentos. Escribir y vivir el cuento de cómo es que escribo uno de ti. De cómo los días son rápidos, agradables, inconstantes. No hay ritmo, ni pasar, solo el mero sentir que se ha ido acumulando en las células. Tu olor se me impregna aún más, todos los días que te siento, en mi cuerpo; días pasados que, ya no recuerdo. El dormir contigo en invierno me deja cómoda y duermo, ya no miro como Jaime hacia porque estoy contigo, también duermo en verano con fastidio o tedio, pero ya son varios inviernos que duermo y duermo. Te disfruto en todas tus formas y no hay peros ni objeciones cuando se trata de conversar, no hay tales ideas que imiten lo que otros tienen sin tener. Hablamos sin miedo de ser o de juntos estar. Ya hable de sentimientos, no aquellos que todos expresan genéri…