Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2014

Dos puntos y aparte.

Hoy recordé los días en que tío Pepe llegaba a casa un poco “alegre”, platicaba con nosotros (sus sobrinos y hermano) y ordenábamos pizza para cenar. Recordé cuando papá Rey nos enseñó a hacer mezcla de cemento y como al llegar nuestro perro de aquellos días (rocky) lo trató con cariño como si todos los días de su vida lo hubiera conocido.  Me acuerdo mirar a tía Chela hacerse su copete tipo Selena o Gloria Trevi con latas y latas de spry para cabello y que además de peinarme de igual forma, le gustaba vestirme como ella, fueron los días en que más femenina me miraba. No se me olvida el viaje a Oaxaca con mi mamá y la correteada que me metió un guajolote de mi abuela, y como ella me mandó a la búsqueda de huevos al corral, no me he vuelto a sentir como el mejor investigador como en esos días. Mi primo Iván era un bebé en ese entonces y ahora ya es todo un músico según la abuela. Me siento terriblemente nostálgica y sentimental. Será que he crecido, como dicen los viejos. Pero yo no s…