Ir al contenido principal

Dos puntos y aparte.

Hoy recordé los días en que tío Pepe llegaba a casa un poco “alegre”, platicaba con nosotros (sus sobrinos y hermano) y ordenábamos pizza para cenar. Recordé cuando papá Rey nos enseñó a hacer mezcla de cemento y como al llegar nuestro perro de aquellos días (rocky) lo trató con cariño como si todos los días de su vida lo hubiera conocido. 
Me acuerdo mirar a tía Chela hacerse su copete tipo Selena o Gloria Trevi con latas y latas de spry para cabello y que además de peinarme de igual forma, le gustaba vestirme como ella, fueron los días en que más femenina me miraba.
No se me olvida el viaje a Oaxaca con mi mamá y la correteada que me metió un guajolote de mi abuela, y como ella me mandó a la búsqueda de huevos al corral, no me he vuelto a sentir como el mejor investigador como en esos días. Mi primo Iván era un bebé en ese entonces y ahora ya es todo un músico según la abuela.
Me siento terriblemente nostálgica y sentimental. Será que he crecido, como dicen los viejos. Pero yo no siento un crecer, al contrario, cada día soy más pequeña porque el mundo se hace más grande. Ya no es un patio que parecía inmenso y nuevo todos los días para jugar. Ahora el mundo es un experimento innecesario que se tiene que repetir constantemente para hallar un poco de felicidad en los rincones. Que no se mal interprete, soy más feliz que nunca, aunque no lo exprese a gritos con la gente que me rodea y no ande publicando por todas las fuentes de conexión virtual.
Ya acabe la carga académica de mi licenciatura y no soy mejor ni peor por ello, como muchos se piensan al tener un papel que les da la autoridad de ponerse un “Lic.” O “Ing.” antecediendo su nombre. Incluso el título de profesor o maestro que se dicen con tanto recelo mis compañeros de trabajo entre si mimos me parece exagerado.
Tengo muchas memorias que parecen más historias inventadas por fotografías que mire al crecer. Sin embargo y con la gracia que aún me conservan estos recuerdos, sigo pensando que después de todo ser lo que soy ha sido lo mejor que me ha pasado y no hubiera podido ser sin todas esas cosas idiotas que guardo en la memoria.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si te caigo mal, dimelo por favor :)

Nunca he entendido los códigos éticos que se establecen alrededor de la amistad. Por ejemplo qué no se puede y lo qué sí se puede hacer. Lo digo porque constantemente pierdo amistades o gano menosprecios, supongo que yo soy el común denominador. Es decir, la que se equivoca en estas peripecias que le corresponden a la relación con los otros, soy yo y lo reconozco para mejorar y transformar lo que me parece nocivo, en mí y en los demás que me rodean.
Sabrán, los que me consideran o conocen, que mi sinceridad es mi arma más fuerte y que cuando la uso es para decir verdad.  A pocos les gusta el confrontarse en directo, las palabras honestas y que no están del lado de su pensar o sentir. Pero también tenemos la oportunidad de no estar de acuerdo con nuestras amistades aunque represente un retraso en la relación. Para mi significa la oportunidad de siempre estar re planteando esos códigos, porque no son permanentes ni únicos para todos, en mi caso tengo definiciones bien contrarias de lo qu…

No te aburre, pensar igual que los demás.

La edad asecha a los consciencias torpes que se determinan por el debería y no por el quisiera.  Nosotros decidimos como crear nuestras vidas juntos. A veces decido de tal forma que no todo lo que se construye resulta ideal, en el sentido de que termina siendo un consecuencia negativa para cualquiera de los involucrados. Las personas de las que decido rodearme si bien en un momento tienen su funcionalidad en otros, no sé si por mi empatía desvariada o mi forma tosca de ser, se pierden como cuando pierdes un objeto efímero: un botón, cincuenta centavos.
Pienso en todos ellos, en su mayoría hombres, siempre ha sido así, desde que recuerdo, me rodeo de varones porque me permite una mejor relación, sin esas fracturas sentimentales que poseen todas las mujeres. Eso me ha permitido tener esa ambivalencia entre los géneros que hasta muy tarde aprendí a comprender y que me causa una sensación placentera no verme dentro de los sistemas emocionales, instrumentales femeninos.
Hay veces que realmen…

Platicar después de las 12pm

Dime, ¿cómo has estado realmente?, uno siempre pregunta - ¿cómo estás? - y la respuesta automática es - bien, ¿tu cómo has estado? -
Plantea muchas cosas preguntar cómo se está, siempre pienso en eso y si realmente quiero saber cuándo lo pregunto, a veces si lo pregunto sinceramente, a veces no, mis respuestas siempre son muy irónicas como: "pues estoy", pero es más profunda mi respuesta que eso, porque últimamente he decido lidiar con mi distimia, o no hacer como que no la tengo, apenas el otro día me confesé con mis compañeros de trabajo, en parte para que me entendieran, en parte por empática para sentir aprecio por personas ajenas a mí, pero que son parte de mi rutina laboral.

Analizando la situación a grandes rasgos creo que estudiar filosofía fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, me hizo cambiar y al mismo tiempo reafirmar muchas ideas, esto provoco muchas depresiones que tuve que lidiar sola porque en mi casa siempre han tenido sus problemas para relacionarse …