sábado, 18 de junio de 2005
De triteza.


3 comments
Aquí estoy con la tan solo la luz de mi monitor.
Estoy con la música a todo volumen.
Aun no entiendo por que tengo un poco de odio en mí, aun no entiendo por que aun me enojo sin razón, aun no entiendo por que me lastimo a mi misma y por que trato de herir a los demás. Por que estoy a la defensiva.
Esto me hace pensar que por más que quiera escapar de mi naturaleza no puedo. Pero aun no me quiero rendir a las tinieblas que me quieren consumir cada vez que siento el frió de una familia disfuncional.
Siento extraño mi corazón, ese que aprendió a sentir cuando era una roca, ese que empezó a ser feliz, ese que tenia tanto odio guardado, ese corazón mil veces quebrantado, ese corazón que aun no entiende por que no es amado.
Tengo un enorme nudo en mi garganta, no me deja siquiera respirar. Hay algo dentro de a mi que quiere arrebatarme lo único bueno que hay en mi vida. Hay algo dentro de mi que aun no me deja ser libre con plenitud, tengo algo de dentro de mi que me dice que no vale la pena nada, que es mejor dejarlo todo y nunca volver. Lo que me atemoriza es que a veces deseo seguir esa voz dentro de mi, que me dice que abandone todo por lo que he luchado y he derramado sangre de mi alma. Que abandone toda la falsedad y que me hunda en cosas banales para olvidar cuanto dolor pueda sentir. Y tengo miedo, miedo de retroceder, de volver a buscar en puertas falsas, de volver a ser una sombra entre la multitud, de volver a tener todo lo que no vale nada, de volver a escudarme con mentiras, de volver a ser una simple farsa que camina entre personas que no tienen rostro, fe o alma. Ya no quiero eso, ya no quiero ser lo que solía ser, pero tengo miedo de volverlo a hacer, tengo miedo que eso tenga que ser, tengo miedo de ser como quienes me criaron, tengo miedo de ser como los que me aman.
Ahora en un nunca jamás dicho que esta suspendido en los recovecos de mi corazón, ahora en el silencio de alma ahora en mi oscura habitación, ahora cuando mis lágrimas sencillamente son invisibles, ahora, ahora necesito de un amigo... Lo que me detiene es que no hay con quien ser cómplice de locura, no hay quien despertar para que tan solo me diga que me quiere...



S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG