lunes, 30 de octubre de 2006


6 comments
Si algo he aprendido bien es que la amistad es algo que no se puede medir y que hay muchas formas distintas de ser amigos.
Hay amigos con los que conversas siempre de cosas específicas, hay amigos que no sabias que tenias pero que cuando pasas un momento difícil ahí están. Hay amigos con los que lloras y otros con los que ríes, pero con todos me siento igual. Me siento muy hipócrita, al mostrar digamos “la mejor parte de mí”. La verdad es que la única que no me ha dejado por ver esas partes tan sensibles y volubles de mi solo ha sido Samantha, los demás me han dicho adiós… de hecho ni eso.
Creo que por ello he aprendido a olvidar muy fácil, a no resentir tanto cuando alguien se va y no es que me haya vuelto tampoco más fría, es que de ilusiones no se puede vivir. Ni mucho menos de andar lamentando lo que se hizo y lo que no.
Si soy dura con las personas es por que no quiero que sean lastimadas, tengo una forma muy brusca de aconsejar, de decir las cosas, pero si te la pasas diciendo las cosas quedito nadie nunca te va a oír o seguir tus concejos. Las cosas son reales, son como son, y si cambian es por que uno decide que cambien, no por arte de magia.
No soy negativa, trato de no serlo, por que es lo que mas le afecta a las personas que te rodean, pero tampoco soy de que si algo es negro lo haremos blanco por que queremos y pensaremos positivamente para que sea blanco! (nótese que mis analogías siempre son de colores)
Ahora no se que escribo realmente, por que la verdad es que tengo un montón de ideas atoradas y también sentimientos, esas cosas siempre se involucran cuando trato de pensar.
No se como me pongo a dar concejos, no se como me pongo a ofrecer felicidad.
No se como tengo aun amigos, cuando lo que les muestro es la parte “mas bonita de mi” la parte que no les puede doler.
Pero la verdad de todo esto es que al final ahí siempre voy a estar para quien sea. Se muy bien que nunca se recibe a cambio nada. Los “momentos felices” eso son, no recompensas. Si fueran recompensas eso nos haría a todos unos convenencieros con las amistades. Nadie busca ser lastimado.
Y pues nadie después de todo es completamente sincero, yo, soy un mar de secretos. Se bien con quien compartirlos y se bien con quien no.
NO todos comprenden que si les dices las cosas tal cuales son es por su bien no por querer fregarles la vida.

S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG