sábado, 24 de marzo de 2007
niño de silencios II


8 comments
Y empecé a sentir húmedo mi hombro y fue cuando me di cuenta que sí, que en cambio de lo que yo pensaba soy lo suficientemente fuerte para aguantar el peso de mis problemas y el peso ajeno de los problemas de otros. Me di cuenta que en realidad puedo ser el hombro para llorar de muchas personas, que al contrario de los muchos de mis dramas y mis desplantes de victima, soy verdaderamente capas de ver llorar a personas que me importan y ser lo bastante fuerte para consolarlos y no llorar yo también por mis penas.
Por que le vi llorar, a mi niño de silencios y su tristeza me sumergió a un plano en el que yo no era mas que un pedestal, estaba ahí tan frágil sollozando por que no deseaba perderla, perder a la que una vez fue mi mejor amiga y que ahora se distancia cada día mas por que las personas tienen diferentes caminos.
Aun no sé como describir esa sensación de fortaleza que tienes para que los demás no se desmoronen en tus manos, aun no se como se es capas de tolerar ver el dolor de personas que significan algo para ti.
Y pensar que tan solo con el hecho de preguntar “como estas” pasan cosas que uno no espera…

S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG