miércoles, 5 de marzo de 2008
conmigo.


6 comments
Me molesta la necesidad aberrante de presuntuosidad de tu ser. De la desesperación inmunda de quererle decir al mundo “aquí estoy” cuando todos podrían darse cuenta solo al pensarlo en tu cabeza nudosa llena de dudas y preguntas que eres capas de responder por ti mismo, y aunque esta demás darlo a entender, muchas veces prefieres que alguien mas lo haga por ti el ser el responsable de resolver dichas cuestiones, para no tener que enfrentarte a ti mismo y resolver tus asuntos personales para no ponerlos de excusa en escenarios de reflexión, por que has de saber que a eso se le llama inmadures y no es que la persona que te escribe piense que sea esto deplorable, simplemente piensa que en esta situación no había lugar para tales actitudes tan estúpidas; no es por querer insultar y no, no es menos preciar pero no hemos pensado aun en un termino mas correcto, aunque desgraciadamente esta palabra despectiva no signifique nada relativamente.
Si, a nosotros no debería, ni importan tus desdichas y mal pasares, la persona que te escribe no es capaz de juzgar a ningún nadie, pero si escupe todo este veneno es por que así funcionan las cosas de este lado; nuestro lado.
Creímos que conocías al menos un poco al que le decías ser tu amigo y que tal vez podrías eventualmente de alguna manera, cualquier manera, enfrentar sin miedo de ser juzgado o rechazado en situaciones que solo corresponden a ser tratadas entre tú y esta persona que hoy te escribe con desesperación y a rabietas reprimidas. Reprimidas, por falta de inmoralidad; que diéramos por decirte sin tantas confecciones tan elaboradas que hemos llegado a pensar en dejarte a un lado. Así como lo lees, pensamos en deshacernos de lo que al parecer has demostrado ser; una innecesaria simpatía personal. E inmoralidad por que hemos sido sutiles para no tener ánimos de ofender.
Veras que esta demás decir, que cualquier cosa que esta persona que hoy te escribe haya pasado, siempre ha sido bien superada y olvidada y no se ve el caso o excepción por que esta vez no haya tenido que ser así. Al final de cuentas lo que hoy menos necesitamos son estos tipos de baches en el camino largo de vivir, respirar y pensar. Sobre todo pensar.
Pero está siempre también esa necesidad de afecto real, de compañerismos, de hermandad, de compañía, que el tiempo y confianza dictan según los estándares poco racionales de los sentimientos y presentimientos de los seres llamados humanos. No lo entiendo si lo digo a verdad. Pensar en dichas necesidades agobia mis pensamientos dogmáticos de la razón. Pero si dejamos de pensar y sentimos, ya no sentimos mucho pero deseamos sentir y al final eso es lo que nos mantiene en el equilibro constante. Ser mas honorables, mas justos, mas sabios, mas humanos, aunque el humano no sea la especie perfecta solo por pensar. Pues no piensa mucho.
Y sin tanto ya mucho decir y escribir, llegamos a la tan acreditada conclusión de un otorgado perdón innecesario, puesto que nadie reclamó perdón y nadie requiere ser perdonado por ningún otro igual, supongamos que quizás solo por un ser supremo del cual no discutiremos existencia, pues ondearíamos en temas que hoy no queremos aclarar.
Así es pues que también pedimos disculpas por los abandonos, que al contrario de los perdones fueron necesarios para despejar dudas inquietantes y sentimientos sin fundamentos antes bien pensados.




memories in the rain
Cargado originalmente por xtranoise

Etiquetas:


S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG