sábado, 13 de diciembre de 2008
De nuevo es diciembre


24 comments
Pero hoy no pretendo echar mi discurso de todos los años, lo patético o poético de esas fechas, hoy o tal vez para siempre, me tiene sin cuidado.
Ya salí de vacaciones, el semestre pasó rápido, más de lo que necesitaba. He pensado, yo no sé por que tanto alboroto al rehacerse, al mudarse, al cambiar. Pensé en algún momento que eso de los cambios a mi no se me daba, o no podía de alguna forma lidiar con todo eso que implica un cambio. Pero después de analizar tanto las cosas, por que obviamente he tenido mucho tiempo para hacerlo, me he dado cuenta que mis limites los he sobrepasado por mucho. En cierta forma bizarra he sido más fuerte de lo que debería, también me he descubierto un tanto metódica, critica, obsesiva y hasta tolerante para sobrellevar las cosas, aunque sigo más sincera y racional que nunca, puedo buscar alguna analogía cursi para estas situaciones, pero sinceramente la única que se me ocurre es, que ya he florecido y no puede ser más cliché por que si no mi vida estaría escrita en un best seller para mentes pequeñas.
Los cambios representan enfrentamientos, duelos internos y gasto mental industrializado para algunas personas como yo. ¡Ja! Yo y mi gran mente dijo algún patán un día. Pero he de decir que me gustan esos confrontamientos de mi ser, de lo que impongo y que trasformo hasta amoldar a lo que es conveniente, necesario, exacto, preciso o sólo agradable.
Eso de madurar día con día me agrada tanto, mi egocentrismo muchas veces me cierra, pero sigo manteniéndome intacta después de tanto empujón, tanta estupidez humana, o más bien después de mucho inepto que se me cruza por la vida. Considero de alguna forma que eso del empirismo se me va de largo muchas veces. Y me causa curiosidad que sólo cuando escribo termino resolviendo mi vida, descubro todo eso que no me atrevo a decirme. Ahora mi manera de enfrentar todos estos cambios que tome cuando los debía de tomar, de manera alegre, fuerte y estable, hoy se convierten en una especie de depresión, algo así como la que les da a las madres después del parto. Ya era hora, supongo. Necesito dejar de ser un rato yo, por más que me encante serlo. Creo es hora de que me pegue haber perdido de una manera muy estúpida a alguien que queria mucho, creo es hora que llore por que si, que deje de comer por que no tengo ganas, que me encierre una semana entera sin saber de nada ni de nadie, que no hable, que me la pase en pijamas todo el día, que odie al mundo, que tenga ojeras, que empiece a sentir todo eso que sentimos cuando sentimos y no dejamos que las emocionas de vallan.
Sin embargo este no es un escrito para recibir ánimos, felicitaciones o palabras reconfortantes. Es por que escribir para mi es mi mejor manera de expresas las cosas y punto.




S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG