martes, 13 de enero de 2009
Happiness is a state of mind


8 comments
Este año pinta extrañamente bien, reconfortante y placentero, pero sinceramente, no sé manejar esas situaciones de confort en mi cuerpo o en mi mente. Me resulta difícil trabajar con la sensación de bienestar, la verdad es que suelo ser una persona un tanto amargada y no molesta el hecho, vivo como puedo con lo que tengo.
Por ahí leí que parece estar sobrevaluado eso del año nuevo y de las perspectivas que uno tiene de el, por que realmente eso del tiempo es relativo y el calendario sólo nos ayuda a marcar ese tiempo en el que estamos colocados cada día, semana, mes, etc. Todo lo escrito tiene mucho de razón, pero el comienzo de un año presenta nuevas expectativas, y realmente ese ciclo vicioso de 365 días no equivale realmente a algo continuo, si no nuevas circunstancias capaces de transformarse en experiencias positivas o negativas según nuestras prioridades.
Entrar a la universidad, mudarme de mi hogar, conocer a ciertas personas que han hecho descubrirme de nuevo de una manera que creí haber olvidado ser, no fue casualidad, fueron esfuerzos, enojos, tristezas, caprichos, necesidades y hasta lagrimas. Pero con todo ello pude enfrentarme, por que eran retos que necesitaban ser quebrantados por mi fuerza de voluntad y mis ganas de hacer las cosas, por que así me placía y deseaba hacer; a lo mejor esta nueva época en vida sólo es parte de las consecuencias y/o recompensas de toda la transformación del “año pasado”, algunas presentan un tipo de sensaciones químicas que hacen reaccionar ciertas partes de nuestro cerebro, felicidad la llaman, pero sigo sin descifrarla o poderla disfrutar, es muy fácil admitir que uno se encuentra feliz, pero no lo es tanto el cuestionarse acerca de esa sensación tan voluble.
Lo que me hace feliz es sonreír, un café, un abrazo, platicar, leer, fotografiar y sobre todo escribir, pero al final de cuentas son cosas inanimadas, intangibles, ni si quiera reales en perspectivas diferentes a la mía; sin embargo no entenderlo me resulta aun más satisfactorio, aunque no sé enfrentarlo, supongo que es eso parte de la felicidad y hace que sea simplemente felicidad.



S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG