Ir al contenido principal

Beso en la boca, cosa del pasado.


Decimos en voz alta nuestros pensamientos todos los días, muy pequeños todos; lo que sucede después es lo que puede ser grande; aunque lo grande y lo pequeño en el absoluto y en la nada son lo mismo. 
Si te pones a preguntarte el por qué y para qué de los días, otros pensamientos saldrán de tu cabeza explotando, casi como si el futuro del mundo se decidiera con cada idea que puedes tener acerca de él. 
¿Qué desayunare mañana? Y en un ¡bomb! Todo el pensamiento y/o o destinación (¿) que puedes tener acerca de ese día, aparece dentro de una desmesurada imaginación acerca del que será, cómo si este fuera mejor o con una condición prometedora, como si fuera cuestión de que al siguiente día te ira mejor. ¡Comerás para el desayuno uno de esos omelette gourmet!
Pasa que hasta de manera religiosa, que al pensar en ese día que estas viviendo, se convierte en años en desgracias venideras, se transforma en profundas otras cavilaciones de la vida misma y de la otredad imparable; se convierte en puñado de cosas que ya no recordaras el día siguiente, ese día prometedor en el futuro, en dónde llegas a estar satisfecho contigo mismo, con las cosas que tienes, con tu forma de ser y de actuar, de manejar el mundo y que este no te maneje. Ese día sin frustraciones, sin algún pensamiento detéstate hacia las personas, a ti mismo, a lo que los otros tienen y tú no, a lo que te  desagrada de ellos que con tan poco se conforman, a que eso tan frágil y aparentemente fortuito no es mas que la ilusión de sus vidas, tan sencillas tan adaptada a lo que quieren conseguir todos los demás, en sus cadenas de deber ser. Deber casarse, deber tener hijos, deber tener trabajo, deber de “ser responsable” contigo mismo. Las cosas te llevan a que debemos comportarnos de cierta forma como maquinas que obtienen los principios de la vida por el asentamiento, de ese día que pasó y en el que toda la vida se decidió. 
Será que me enamoro de otras ideas como distantes o ajenas a mí, para no caer en el aceleramiento de las ideas cercanas, será que uno siempre busca la responsabilidad hasta detrás de las cosas que se pueden disfrutar y que al menos yo sé son disfrutadas con mucha prisa, porque rechazamos lo extraño.  
La desinteresada vista hacia las cosas nos hace corresponder unos con otros, con todo el mundo y en todos los idiomas, de ser tan cerrados en obtener algo de la vida no estamos dejando a nosotros mismos entenderla. Luego aparece la noche, duermes porque el cuerpo / maquina te lo dicta en su cadena de deber ser. Pasa otro día y otras ideas y seguimos pensando en que las promesas de este nuevo día son mejores.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si te caigo mal, dimelo por favor :)

Nunca he entendido los códigos éticos que se establecen alrededor de la amistad. Por ejemplo qué no se puede y lo qué sí se puede hacer. Lo digo porque constantemente pierdo amistades o gano menosprecios, supongo que yo soy el común denominador. Es decir, la que se equivoca en estas peripecias que le corresponden a la relación con los otros, soy yo y lo reconozco para mejorar y transformar lo que me parece nocivo, en mí y en los demás que me rodean.
Sabrán, los que me consideran o conocen, que mi sinceridad es mi arma más fuerte y que cuando la uso es para decir verdad.  A pocos les gusta el confrontarse en directo, las palabras honestas y que no están del lado de su pensar o sentir. Pero también tenemos la oportunidad de no estar de acuerdo con nuestras amistades aunque represente un retraso en la relación. Para mi significa la oportunidad de siempre estar re planteando esos códigos, porque no son permanentes ni únicos para todos, en mi caso tengo definiciones bien contrarias de lo qu…

No te aburre, pensar igual que los demás.

La edad asecha a los consciencias torpes que se determinan por el debería y no por el quisiera.  Nosotros decidimos como crear nuestras vidas juntos. A veces decido de tal forma que no todo lo que se construye resulta ideal, en el sentido de que termina siendo un consecuencia negativa para cualquiera de los involucrados. Las personas de las que decido rodearme si bien en un momento tienen su funcionalidad en otros, no sé si por mi empatía desvariada o mi forma tosca de ser, se pierden como cuando pierdes un objeto efímero: un botón, cincuenta centavos.
Pienso en todos ellos, en su mayoría hombres, siempre ha sido así, desde que recuerdo, me rodeo de varones porque me permite una mejor relación, sin esas fracturas sentimentales que poseen todas las mujeres. Eso me ha permitido tener esa ambivalencia entre los géneros que hasta muy tarde aprendí a comprender y que me causa una sensación placentera no verme dentro de los sistemas emocionales, instrumentales femeninos.
Hay veces que realmen…

Platicar después de las 12pm

Dime, ¿cómo has estado realmente?, uno siempre pregunta - ¿cómo estás? - y la respuesta automática es - bien, ¿tu cómo has estado? -
Plantea muchas cosas preguntar cómo se está, siempre pienso en eso y si realmente quiero saber cuándo lo pregunto, a veces si lo pregunto sinceramente, a veces no, mis respuestas siempre son muy irónicas como: "pues estoy", pero es más profunda mi respuesta que eso, porque últimamente he decido lidiar con mi distimia, o no hacer como que no la tengo, apenas el otro día me confesé con mis compañeros de trabajo, en parte para que me entendieran, en parte por empática para sentir aprecio por personas ajenas a mí, pero que son parte de mi rutina laboral.

Analizando la situación a grandes rasgos creo que estudiar filosofía fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, me hizo cambiar y al mismo tiempo reafirmar muchas ideas, esto provoco muchas depresiones que tuve que lidiar sola porque en mi casa siempre han tenido sus problemas para relacionarse …