Ir al contenido principal

x26x

Ya no deseo cumplir años, veintiséis a mi parecer son ya suficientes.
Tomo mucho en cuenta, obviamente en lo personal, que he sido no del todo constante con mi escribir, al menos llevo diez de mis años actualizando esta página que como sea es un registro virtual de mi pensamiento y de cómo es que se ha transformado.
No digo que no me interese hacer, deshacer, mover, viajar, buscar, leer, conocer tantísimas cosas que solo el adquirir más años y experiencias me lo podrán permitir, pero aun así me rehúso al envejecimiento, me preocupa de una manera en la que si bien no considero al tiempo existente, veo pasar sobre mis familiares, amigos y conocidos un terrible incomodidad por “crecer”. Se gastan los cuerpos, las ideas, los seres y el espíritu ya que tienen una caducidad natural que no necesita comprensión. Mi amigo el biólogo refutara todas estas ideas y probablemente concuerde con él en varios aspectos, o me haga pensar en aquello que no necesariamente he pensado antes; sin embargo y con todas las consideraciones presentes sigo afirmando que ya no deseo cumplir más años.
Hoy me doy cuenta que hice bien en quitar de mi camino a muchas personas que importaban enteramente para mí y que sin ellas estoy perfectamente adecuada al mundo. También sé que las personas con las que comparto la vida ahora son necesarias, que sería  difícil y  complicado tener una rutina o proporcionar mis días sin ellas. Mis días de docente en un segundo ciclo escolar en nivel medio.
Ser profesora fue una decisión que me dio la oportunidad de salirme de mis estándares, que me ha enseñado y retribuido de una manera sorprendente, porque los muchachos a los que les imparto un poco de mis ideas, algunos, se han prestado para dialogar, para darme a entender las cosas en otra perspectiva y para siempre tener presente a la adolescente que empezó a escribir aquí en este blog por primera vez. 
Otra de las cosas por las que me siento afortunada es poder compartir una plática intelectual cada lunes con mis compañeros de La Fulana, un programa de radio que hacemos a través de las frecuencias de la universidad a la que asistí en mi transcurso de la licenciatura. Estos amigos no solo son parte de estas personas a las que aprecio, si no que forman parte de un proyecto que me ha dejado de igual manera muchas satisfacciones y relaciones nuevas.
Quisiera comunicar muchas de mis emociones y sentimientos, pero sigo aprendiendo a compartirme, sobre todo con mi pareja, mi compañero de vida que en estos últimos cuatro años ha sido un apoyo constante, en muchos aspectos, tantos que sería difícil enumerarlos, pero lo más importante es que me acepta, me entiende y además permite que lo ame a mi manera. El dharma me acompaña y a ustedes también, solo que hay que aprender a reconocer esas pequeñas formas en las que se expresa. Es por ello que no quisiera cumplir más años, así estoy bien, en la medida perfecta... de mi vida.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si te caigo mal, dimelo por favor :)

Nunca he entendido los códigos éticos que se establecen alrededor de la amistad. Por ejemplo qué no se puede y lo qué sí se puede hacer. Lo digo porque constantemente pierdo amistades o gano menosprecios, supongo que yo soy el común denominador. Es decir, la que se equivoca en estas peripecias que le corresponden a la relación con los otros, soy yo y lo reconozco para mejorar y transformar lo que me parece nocivo, en mí y en los demás que me rodean.
Sabrán, los que me consideran o conocen, que mi sinceridad es mi arma más fuerte y que cuando la uso es para decir verdad.  A pocos les gusta el confrontarse en directo, las palabras honestas y que no están del lado de su pensar o sentir. Pero también tenemos la oportunidad de no estar de acuerdo con nuestras amistades aunque represente un retraso en la relación. Para mi significa la oportunidad de siempre estar re planteando esos códigos, porque no son permanentes ni únicos para todos, en mi caso tengo definiciones bien contrarias de lo qu…

No te aburre, pensar igual que los demás.

La edad asecha a los consciencias torpes que se determinan por el debería y no por el quisiera.  Nosotros decidimos como crear nuestras vidas juntos. A veces decido de tal forma que no todo lo que se construye resulta ideal, en el sentido de que termina siendo un consecuencia negativa para cualquiera de los involucrados. Las personas de las que decido rodearme si bien en un momento tienen su funcionalidad en otros, no sé si por mi empatía desvariada o mi forma tosca de ser, se pierden como cuando pierdes un objeto efímero: un botón, cincuenta centavos.
Pienso en todos ellos, en su mayoría hombres, siempre ha sido así, desde que recuerdo, me rodeo de varones porque me permite una mejor relación, sin esas fracturas sentimentales que poseen todas las mujeres. Eso me ha permitido tener esa ambivalencia entre los géneros que hasta muy tarde aprendí a comprender y que me causa una sensación placentera no verme dentro de los sistemas emocionales, instrumentales femeninos.
Hay veces que realmen…

Platicar después de las 12pm

Dime, ¿cómo has estado realmente?, uno siempre pregunta - ¿cómo estás? - y la respuesta automática es - bien, ¿tu cómo has estado? -
Plantea muchas cosas preguntar cómo se está, siempre pienso en eso y si realmente quiero saber cuándo lo pregunto, a veces si lo pregunto sinceramente, a veces no, mis respuestas siempre son muy irónicas como: "pues estoy", pero es más profunda mi respuesta que eso, porque últimamente he decido lidiar con mi distimia, o no hacer como que no la tengo, apenas el otro día me confesé con mis compañeros de trabajo, en parte para que me entendieran, en parte por empática para sentir aprecio por personas ajenas a mí, pero que son parte de mi rutina laboral.

Analizando la situación a grandes rasgos creo que estudiar filosofía fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, me hizo cambiar y al mismo tiempo reafirmar muchas ideas, esto provoco muchas depresiones que tuve que lidiar sola porque en mi casa siempre han tenido sus problemas para relacionarse …