Ir al contenido principal

Escribir en un blog.

Publique en Sunya en Octubre de 2015.
Tiraje de 25 Copias DIY


Escribir por escribir, sin pensar en que alguien más leerá, o si lo que escribo tiene coherencia.
Hace diez años empecé un blog, hoy son mensuales las publicaciones que hago. Pero nunca he dejado de escribir. Al principio, parecía un anecdotario, con días e ideas descritas.
En ese año -2006- había comenzado la preparatoria en COBACH, plantel Ensenada, ahí conocí a Fernanda, Aaron, Jesús, Hugo y Miriam x 2 (eran dos chicas con el mismo nombre), había cierto apego a que cada grupo conformado por ciertos amigos seccionados en los salones se pusieran un apodo para nombrar su “team”, “crew” o como le digan ahora los morros, en nuestro caso era “kushunes”, una palabra que invente y que no sé hasta la fecha de donde salió, pero lo sigo utilizando para mis contraseñas o cuentas de correo. En el blog describo mi cotidianidad a lo largo de mis días con estos personajes, de los cuales con sólo uno y después de varios años, sigo en contacto. Claro que a los demás los tengo en Facebook pero sabemos que eso no es símbolo de contacto real.
El blog necesariamente es parte de mí, como cuando te adjetivas la sinceridad o la amistad, yo pienso en mis adentros: “blogger”. Incluso el layout o paleta de colores de la página, se ha modificado en cuanto a mi estado de ánimo o la circunstancia en la que me encontraba. Hoy por ejemplo se encuentra un poco colorido, pero siempre he intentado el minimalismo para darle solo prioridad a lo que está escrito.
Un tiempo recibí muchos comentarios, varias personas al parecer se interesaban por lo que tenía que escribir, era mutua la atención, de igual forma me acercaba a leer a otras personas, incluso como un vicio que ahora se descarga en menos de 140 caracteres.
Fue indudablemente una experiencia que cambio muchas de mis ideas de adolescente. En la universidad al cambiar de ciudad, el blog se convirtió en una crónica de esta transición y al entrar al campo de estudio de la filosofía, el blog se convirtió en un reflejo de lo que aprendía y que hasta ahora me doy cuenta, fue abundante. Por su puesto que el blog servía para descargar todo aquello que académicamente no podía expresar.
Precisamente por la universidad y por perder el miedo a los escritos para un público (gracias al blog), pude asistir a distintos congresos en diferentes  estados del país a exponer mis ensayos académicos. Estos viajes quedaron plasmados en una libreta que sigo usando cuando me voy de pata de perro, aún hay cosas y escritos que no se han publicado.
Tal vez, las casualidades sean muy variantes y podamos ser parte de una estadística, pero en pocas ocasiones puedes hablar de coincidencias y azares, como en mi caso, que por estas salidas fuera, me dieron la oportunidad de conocer a personas, que sin cuerpo, leía con tanto interés. No los había visto en persona y era muy extraño que una fotografía figurara en sus entradas.
Fue idóneo, platique, abrace e incluso tome unas cervezas con estos desconocidos, que conocía seguramente mejor que las personas con las que convivían diario. Conocí a otros ‘bloggers’ y cuando hablamos nunca dijimos nada de lo que escribimos.
Lo pienso y me maravillo de lo instantáneo que es el internet y su magnanimidad, al mismo tiempo, me preocupa que tanta información este ahí, al alcance, y aun así exista tanto pendejo.

Hoy me ocupo de ser docente, de modificar ideas y guiar pensamientos, trato de que mis alumnos escriban lo que piensan, sienten y describan la realidad que viven. Esto ocupa mucho tiempo y/o energía, por lo que mi escribir a reducido considerablemente. Sin embargo, seguiré publicando por el único acto de satisfacción, aunque de lo que escriba no importe, no tenga sentido o de plano no le interese a nadie.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si te caigo mal, dimelo por favor :)

Nunca he entendido los códigos éticos que se establecen alrededor de la amistad. Por ejemplo qué no se puede y lo qué sí se puede hacer. Lo digo porque constantemente pierdo amistades o gano menosprecios, supongo que yo soy el común denominador. Es decir, la que se equivoca en estas peripecias que le corresponden a la relación con los otros, soy yo y lo reconozco para mejorar y transformar lo que me parece nocivo, en mí y en los demás que me rodean.
Sabrán, los que me consideran o conocen, que mi sinceridad es mi arma más fuerte y que cuando la uso es para decir verdad.  A pocos les gusta el confrontarse en directo, las palabras honestas y que no están del lado de su pensar o sentir. Pero también tenemos la oportunidad de no estar de acuerdo con nuestras amistades aunque represente un retraso en la relación. Para mi significa la oportunidad de siempre estar re planteando esos códigos, porque no son permanentes ni únicos para todos, en mi caso tengo definiciones bien contrarias de lo qu…

No te aburre, pensar igual que los demás.

La edad asecha a los consciencias torpes que se determinan por el debería y no por el quisiera.  Nosotros decidimos como crear nuestras vidas juntos. A veces decido de tal forma que no todo lo que se construye resulta ideal, en el sentido de que termina siendo un consecuencia negativa para cualquiera de los involucrados. Las personas de las que decido rodearme si bien en un momento tienen su funcionalidad en otros, no sé si por mi empatía desvariada o mi forma tosca de ser, se pierden como cuando pierdes un objeto efímero: un botón, cincuenta centavos.
Pienso en todos ellos, en su mayoría hombres, siempre ha sido así, desde que recuerdo, me rodeo de varones porque me permite una mejor relación, sin esas fracturas sentimentales que poseen todas las mujeres. Eso me ha permitido tener esa ambivalencia entre los géneros que hasta muy tarde aprendí a comprender y que me causa una sensación placentera no verme dentro de los sistemas emocionales, instrumentales femeninos.
Hay veces que realmen…

Platicar después de las 12pm

Dime, ¿cómo has estado realmente?, uno siempre pregunta - ¿cómo estás? - y la respuesta automática es - bien, ¿tu cómo has estado? -
Plantea muchas cosas preguntar cómo se está, siempre pienso en eso y si realmente quiero saber cuándo lo pregunto, a veces si lo pregunto sinceramente, a veces no, mis respuestas siempre son muy irónicas como: "pues estoy", pero es más profunda mi respuesta que eso, porque últimamente he decido lidiar con mi distimia, o no hacer como que no la tengo, apenas el otro día me confesé con mis compañeros de trabajo, en parte para que me entendieran, en parte por empática para sentir aprecio por personas ajenas a mí, pero que son parte de mi rutina laboral.

Analizando la situación a grandes rasgos creo que estudiar filosofía fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, me hizo cambiar y al mismo tiempo reafirmar muchas ideas, esto provoco muchas depresiones que tuve que lidiar sola porque en mi casa siempre han tenido sus problemas para relacionarse …