domingo, 31 de julio de 2005
Un día de esos.


2 comments

El día empezó con la acostumbrada pelea mañanera de esas que no suele faltar, de esas que lamentablemente se han hecho costumbre.
Ya después, yo no se por que, pero me afrente a mi monstruito interior que se revelo. Trate de querer sofocar las ausencias de felicidad con una buena película, pero me dejaron plantada; fueron razones de gran peso, pero en cierto modo si cala una cosa así, mas por que tenia ganas de ver a esa persona para tan solo disfrutar una película.
Después solo me fui a buscar a mi hermano y no estaba, sabia que se iba a ir, pero no quería regresar a casa, me entristece no sentirme a gusto en ella.
Dentro de las cosas buenas tal vez la única buena del día, al estar en Internet me encontré con amigos que ya tenia tiempo que no saludaba, tal vez dos semanas o mas pero al estar conviviendo diariamente con ellos en cierto modo también cala no verlos y se les extraña. Y al saludarlos uno se reconforta.
Ya después me encontré con esa persona que sofoca mis penas con charlas extensas y lo único que me dijo es que tenía planeado irse a vivir a estados unidos para trabajar dentro de un mes. De alguna forma sentí un hueco profundo en mi pecho, eran un sentimiento parecido al que te da cuando deseas llorar, pero este era mas profundo.
Después me volví a ir al cine para ver si se me hacia ver una película con mi hermano y unos amigos, ahí fue otra, por que al parecer ya no había entradas para la función y no encontramos a las otros que nos esperarían supuestamente ahí, aparte a la otra tarada se lo ocurre hacer su numerito y bajarse en plena calle por que no quería ver la película ya empezada. Yo no soy una persona agresiva, pero me dieron unas inmensas ganas de golpearla.
Después de que no se me volvió a hacer lo del cine, al ir por mi madre nos detuvo un policía por dar una vuelta en “u”, la verdad en ese momento ya no tenia ganas de hacer corajes con mi hermano que es el único sopenco que se le ocurre hacer eso con una patrulla enfrente de sus narices.
Ya al llegar a casa yo solo esperaba la alegata nocturna por parte de mis padres, para rematar el día, pero mi mama decidió no empezar a discutir.
Si no discutía, hablaría por teléfono. hablo a casa de su madre, la cual vive en Oaxaca, yo estaba ocupando mi mente adolorida de tanto pensar… en pensar, cuado oí que mi madre se puso nerviosa, al parecer su hermano le había contado y dado una mala noticia. Después de que mi mama llorara, se calmara y colgara, le pregunte que es lo que tenia mi abuela. Lo único que puede hacer después de que me respondió, fue solo abrazarla para que de alguna forma, si ella no estaba con su madre yo estaría con la mía. (Algo que ya no hago tan seguido)
Haciendo un paréntesis, mi abuela es una persona que no descansa nunca, que se la pasa de arriba para abajo en su casa (la cual es extensa) y por ello se a enfermado varias veces de cosas musculares, hasta ahora.
Esta vez no se ha parado de su cama en 15 días, esta vez solo esta recostada ahí esperando que algo bueno suceda, rezándole a la infinidad de santos que tiene en su ropero, esperando que Dios se apiade de ella. Esta vez mi abuela tiene hepatitis B, una enfermedad que como saben es grave, mas si no se trata; mi abuela es obstinada, no le gusta tomar medicinas y en su ignorancia prefiere que las enfermedades transcurran.
Ahora mi mamá le esta hablando a sus hermanas que viven en estados unidos para informarles de esto que esta sucediendo, yo tan solo observo sus ojos rojos e hinchados tratando de no llorar, tratando de no sentirse culpable porque hace ya mucho años que no la mira, tratando de alguna forma reconfortarse a si misma. Se que ella quiere estar ahí a un lado de su madre, par ayudarle en lo que se necesite ayudar, se que mi madre cada día se pregunta porque esta vida no es mejor para ella.
Yo ahora solo trato de no llorar, también trato de no sentirme culpable por creer que realmente este es un día malo para mi, tratando de comprender todo lo que pasa, tratando de entender por que las cosas ocurren así, tratando tan solo de ser fuerte.

S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG