lunes, 17 de diciembre de 2007
Vínculos


6 comments
Si retrocedemos un tiempo, en mi blog. Se pueden distinguir radicales cambios. Que solo personas totalmente enfocadas podrían notar.
En algún momento de mi vida fui muy afectuosa con las personas que me rodeaban, después de todo no es muy difícil inventar apodos cariñosamente ridículos, tampoco vivirte la vida en brazos ajenos. Pero reinventado mis objetivos personales, fui desechando lo que no era necesario en mi vida y el mostrar afecto era algo que se tenía que ir.
Yo no me había dado cuenta, tal vez ingenuamente, que las personas siempre buscan un bien para consigo mismos primero que para el de los demás. Ejemplos me sobran.
El afecto es un acto que se demuestra involuntariamente cuando se tiene cierta simpatía por una persona y como la mayoría de las cosas presuntuosamente clasificadas como buenas tiene un pero; puedes ser o no correspondido. Hay cierto punto en que no basta solo dar afecto y no recibir nada a cambio. Y yo llegue a ese punto muy rápidamente. La ingenuidad no es mi fuerte.
No soy mala persona, se que una de mis cualidades es preocuparme por los demás, se escuchar y hablar con sinceridad en cualquier situación aunque por lo mismo lastime, hago pequeñas cosas por los demás, aunque no se note. Lo hago con gusto, por la mismo cariño que nace en mi por cualquier extraña razón. Aun no he podido dejar de sentir en absoluto y tengo que lidiar con esas cuestiones afectuosas aunque no lo desee.
Creerme la mamá de los pollitos me ha costado pérdidas y aun me duele perder personas que aprecio. No es que busque que las personas se impresionen de mi por ser incondicional, o por que se apreciar lo que tengo sin pedir nada mas. Pero a todos nos cuestan las cosas y si bien el afecto es algo que no debe de tener un precio, a mi me a costado mucho conseguir el cariño que recibo y he recibido.
Esto no lo escribo por uno mas de mis papeles dramáticos, solo era algo que tenía que desechar. Reinventar mis objetivos no me hace daño, como el atascarme en la inmundicia humana y la desilusión.

S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG