Ir al contenido principal

lo que ocurre

Tengo un pensamiento taciturno. Me persiste la nostalgia, la necesidad, la impotencia.
Cosas suceden y se escoden tras el sentir inhóspito de la circunstancia que hace dudar del propio existir.
Esa tarde llego un amigo con un obsequio para mi, un cuaderno de pasta en tela, color verde, mi favorito; en una bolsa con mi nombre y una pequeña nota de felicitación, pequeña cierto, pero muy sustanciosa. Me dejo llena de un placer eufórico.
Ese viernes decidí dormir un poco antes de que mi compañía de la noche llegara. Vino, crema, pan y algunos cigarros para el goce de la velada. Mi cara siempre sonriente y por dentro la sensación de un vacio inexplicablemente confortante pero abrumador.
Una y otra copa, una y otra conversación. Una que otra broma y juego entre una agradable reunión de amistades.
De esperar no esperaba nada. Después de las doce y el discurso del padrino ebrio y de la madrina que las repartía, siguieron cosas improvistas. Hablando de esto y aquello la madrugaba llegaba y me consumía. Alguien, un atrevido, decidió que ese día sería el perfecto para efectuar su plan. Conquisto su sonrisa, su imperiosidad. Me habían besado y ni si quiera me había percatado.
Hoy ya no hay mucho que decir, las cosas han dado una vuelta completa estos días. Maldigo a las emociones que no siento y a las que siento también. A las que me provocan el vomito, a las que no puedo controlar, a las que les niego existencia.
Él, que no existe pero que permanece y él, que existe pero se extingue. Dos personas, diferentes, igual de distantes, igual de cercanas. Hoy ya es de noche, hace frio y pienso más que en mi o en él, en aquél otro que me deja perpleja cada que tenemos una conversación.
Estoy complacida, si bien dijo M. “Un brindis por el segundo en el que todo cambia, por el destino y sus ocurrencias tan perfectas”.
Y uno más por aquellos que aun no conozco, que no entiendo, que no descifro, que se consumen en el mismo tiempo que yo, en una era, en un imperfecto final o comienzo.
Vicisitudes nada más.


Comentarios

lucy dijo…
a veces son peores las que niegas que las que te hacen vomitar
saludos puckis
Ariancha! dijo…
tu fase esta: Cosas suceden y se escoden tras el sentir inhóspito de la circunstancia que hace dudar del propio existir.

me dejo pensando asi un ratote.....

sip da miedo esas sensaciones que no parecen estar tan cerca de la realidad como lo aparentan....

que raro.... me encanto esta frase....
No he venido a verte, las causas tu las conoces, pero aqui leo lo que pones despues de una larga ausencia, pero es que tenia que poner en orden mi mundo actual y por eso aunque sea tarde vengo a verte, gracias por ser una causa para sentirme feliz!!!

Un abrazo enorme y celestial desde mi alma!
Nanzy dijo…
me paseopor sus laberintos en letras
i te noto perturbada..
q todo este mejor puckis
un saludo.

Nancy*
El Pasajero dijo…
Parece que has pasado uno de los mejores cumpleaños, y por alguna razón te niegas a reconocerlo.
Tapiocadas dijo…
cada vez que digo: Tengo atorado un pensamiento. me alburean.

que lo besaste que te beso. ni pex, hay cosas peores cuando uno bebe un poquitin de mas.
Tapiocadas dijo…
si te beso quiere decir que tienes pegue :p
Puckis dijo…
ariancha:
es que todo sucede y uno no se da cuenta
o no quiere
y te toma de sorpresa cualqier pensamiento
Puckis dijo…
martha:
mil abrazos de regreso para ti
Puckis dijo…
nancy:
en ese momento exacto tal vez un poco perturbada
pero si todo ha salido bien
Puckis dijo…
pasajero:
cierto
pero por eso hay una razón!
Puckis dijo…
tapiocadas:
tengo pegue
y tambien un pensamiento atorado


jajax!

Entradas más populares de este blog

Si te caigo mal, dimelo por favor :)

Nunca he entendido los códigos éticos que se establecen alrededor de la amistad. Por ejemplo qué no se puede y lo qué sí se puede hacer. Lo digo porque constantemente pierdo amistades o gano menosprecios, supongo que yo soy el común denominador. Es decir, la que se equivoca en estas peripecias que le corresponden a la relación con los otros, soy yo y lo reconozco para mejorar y transformar lo que me parece nocivo, en mí y en los demás que me rodean.
Sabrán, los que me consideran o conocen, que mi sinceridad es mi arma más fuerte y que cuando la uso es para decir verdad.  A pocos les gusta el confrontarse en directo, las palabras honestas y que no están del lado de su pensar o sentir. Pero también tenemos la oportunidad de no estar de acuerdo con nuestras amistades aunque represente un retraso en la relación. Para mi significa la oportunidad de siempre estar re planteando esos códigos, porque no son permanentes ni únicos para todos, en mi caso tengo definiciones bien contrarias de lo qu…

No te aburre, pensar igual que los demás.

La edad asecha a los consciencias torpes que se determinan por el debería y no por el quisiera.  Nosotros decidimos como crear nuestras vidas juntos. A veces decido de tal forma que no todo lo que se construye resulta ideal, en el sentido de que termina siendo un consecuencia negativa para cualquiera de los involucrados. Las personas de las que decido rodearme si bien en un momento tienen su funcionalidad en otros, no sé si por mi empatía desvariada o mi forma tosca de ser, se pierden como cuando pierdes un objeto efímero: un botón, cincuenta centavos.
Pienso en todos ellos, en su mayoría hombres, siempre ha sido así, desde que recuerdo, me rodeo de varones porque me permite una mejor relación, sin esas fracturas sentimentales que poseen todas las mujeres. Eso me ha permitido tener esa ambivalencia entre los géneros que hasta muy tarde aprendí a comprender y que me causa una sensación placentera no verme dentro de los sistemas emocionales, instrumentales femeninos.
Hay veces que realmen…

Platicar después de las 12pm

Dime, ¿cómo has estado realmente?, uno siempre pregunta - ¿cómo estás? - y la respuesta automática es - bien, ¿tu cómo has estado? -
Plantea muchas cosas preguntar cómo se está, siempre pienso en eso y si realmente quiero saber cuándo lo pregunto, a veces si lo pregunto sinceramente, a veces no, mis respuestas siempre son muy irónicas como: "pues estoy", pero es más profunda mi respuesta que eso, porque últimamente he decido lidiar con mi distimia, o no hacer como que no la tengo, apenas el otro día me confesé con mis compañeros de trabajo, en parte para que me entendieran, en parte por empática para sentir aprecio por personas ajenas a mí, pero que son parte de mi rutina laboral.

Analizando la situación a grandes rasgos creo que estudiar filosofía fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, me hizo cambiar y al mismo tiempo reafirmar muchas ideas, esto provoco muchas depresiones que tuve que lidiar sola porque en mi casa siempre han tenido sus problemas para relacionarse …