sábado, 8 de marzo de 2014
A veces, quiero publicar cosas serias. Pero no me sale.


0 comments
Acercamientos fútiles al Mtro. Matthai
Sonia López Martínez
Lic. Filosofía
Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales UABC
Egresado


Jorge Luis Borges, conocido por muchos, entendido y atendido por pocos, hace un análisis del ‘tiempo’ paralelo al trabajo del maestro Matthai, incluso desarrollando su trabajo y escribiendo simultáneamente. A él lo tacharon de laberintico y de lo poco que se ha podido observar de las críticas a su trabajo, no han puesto atención a su metodología, que impone por sobre toda su obra el ‘problema del concepto del tiempo’. Cuando al maestro Horst se le cuestiono acerca del mismo interés por esta categoría -como diría, de Kant- para la obtención de conocimiento al que este escritor argentino también prestaba atención, dijo, que las cosas importantes buscaban a más de un locutor para expresarse -más o menos, sus palabras-.
Pero, ¿qué buscaban ambos autores decir acerca del tiempo? Al menos, qué buscan decir, que aún no se ha podido decir o ¿qué, nadie ha dicho? La verdad –sí es que hay una- que aun después de leer la mayoría de la obra de Matthai se sigue cavilando constantemente de sus enseñanzas, que desgraciadamente ésta, quien escribe, jamás logro presenciar. Hay quien podrá llamarse discípulo. Como aquellos que siguieron -siguen- como religiosos empedernidos a Platón –por decir un ejemplo- u otros tantos. Pero sería mucha ridiculez autonombrarse Matthariano, y más el tratar de hacer un análisis exuberante del autor en un artículo pequeño.
Hablar del tiempo se ha vuelto y por constancia, una ligereza. Olvidamos la raíz y las formas verbales de conjugación, que nos permiten expresarnos con claridad acerca de la realidad –sí es que hay una- hablo, por su puesto, de las formas greco/latinas que utilizamos para nuestro idioma, no de nuestro idioma en sí. A estos errores lingüísticos, Matthai atañe todo una problemática existencial, sin que el lenguaje sea una limitante como en el posmodernismo. ¿Cómo se puede hablar acerca de ‘algo’ si este no encuentra su posición en los dos fundamentos esenciales para el conocimiento? Espacio y por sobre de todo tiempo. Los historiadores tendrán mucho que decir al respecto. Pero dirá Matthai a lo largo de su obra, que ambos términos son un infinito y que en la ‘Nada’ y el ‘Absoluto’ se conforman como receptáculo uno del otro. La ‘Nada’ como ese ‘Vacío’ del cual los orientales disponen para su filosofía. Dejaran ustedes de lado la dialéctica que va solo hacia un lado u otro, hay para Matthai, una vertiente hacia cualquier punto que uno desee y esto porque, para un viejo anarquista-metafísico, evidentemente todo dependerá del desdoblamiento que el individuo hará de sí mismo por voluntad.
Hoy la formulación del tiempo no ha cambiado, seguimos asumiendo las tres categorías de pasado, presente y futuro de forma lineal y constante. ¿Qué pasaría si eliminamos estas categorías? Matthai, no tendría una sala de usos múltiples dentro de una Facultad que lo desconoce a él y su obra. Estaría su ser, naciendo en otro tiempo y espacio, cualquiera que el señor alemán hubiese elegido. Al budismo, hinduismo y taoísmo, no les parece tan descabellada idea, por qué a nosotros sí.


S; sin nombre
///
SONIA LÓPEZ
28 años
escribir y fotografiar
dormir y vivir...

+
contacto;;
MailFlickrTumblrIG